Sabemos cuál es el tic de Daniela, por dónde es más fácil que nos responda Adreína, cuándo Carlos R. no está prestando atención, quién tiene la última palabra de los Tsoukatos, cuál es la foto más importante para Andrés, cuándo Teresa está peleando con la impresora, cuál es el dulce favorito de Patricia para una reunión y por donde viene el próximo chiste de Isaac… hasta sabemos cuándo Carlos G. nos dará él mismo su primicia. Pero, sobre todo sabemos cuáles son sus sueños.

Nuestros clientes  son nuestra primera audiencia y aunque no todos verbalicen lo que añoran, nuestro trabajo es observar, sentir y mirar más allá de sus objetivos. A veces lograrlo puede ser una cacería, otras sólo se necesita una caja de post it’s y una metodología.

Hemos descubierto que el éxito se basa en poner nuestro sueño al servicio del sueño de los demás. @CreaComu ha crecido en la medida en la que nos hemos conectado con nuestros clientes y sus propósitos más profundos, porque ahí es donde está su atención, es donde tenemos más insumos para crear lo que ellos -quizás no saben, pero- quieren.

Las relaciones son reales o no son. Por eso cuando finalmente identificamos sus sueños, sacamos nuestra caja de herramientas para diseñar, crear, escribir, pensar y liberar ideas que cobran cuerpo, tejiendo puentes hacia las audiencias. Entonces ya nos dedicamos a encontrar esa gente que hará granito a granito, comentario a comentario, like a like, que el sueño se materialice -el de ellos, el de nosotras, el de todos.

#CREERparaCREAR

Así lo decimos en este equipo, porque no hay ventaja más amplia, ni estrategia más afilada que la de lo honesto. Somos leales a la esencia, por eso conquistamos relaciones verdaderas.

Si hay una constante en la médula de esta empresa es hacer las cosas diferentes, y hacerlas siempre bien. Desde convertir nuestras marcas en personas, hasta lograr hacer la comunicación desde su alma. Por eso hacemos que comunidades pequeñas generen grandes respuestas, o que grandes comunidades se llenen de detalles valiosos, sacamos lágrimas de satisfacción y respiraciones profundas en inauguraciones, nos ganamos el toque de Midas, nos llevan a ver las ruinas que un día serán palacios, convertimos lo clásico en una tendencia de locura, vendemos sin vender, conquistamos corazones, trabajamos para eso.

Siempre tuvimos la sospecha de que ese era el tamaño de la entrega, pero fue en un taxi camino al aeropuerto cuando, orgullosas por una fase bien cumplida nos dimos cuenta, de lo que nuestra Directora de Contenidos resumió así: “hacemos comunicación con y para el corazón, eso es lo que tenemos  y es muy valioso”,  la Directora de Estrategia lo convirtió en el slogan del 2014… ya ven por qué cada una dirige lo que dirige.

 Carla Alvarenga – Directora de Estrategia