La nueva campaña de Peugeot Brasil apunta a la nostalgia de su público objetivo reeditando a los clásicos personajes de Los Autos Locos (1968) en un contexto urbano.

No es la primera vez, ni será la última, que una marca apele a la nostalgia para generar el impacto deseado. Si hay algo preciado para el ser humano son los recuerdos, y la publicidad bien ha sabido aprovecharla en su proceso emocional. ¿Hay mejor forma de generar empatía y una love mark, que a través de la nostalgia? No sabemos si mejores, pero aunque existan otras la nostalgia siempre será una buena fórmula. Esperamos que se diviertan tanto como nosotras al ver a estos personajes entrañables cobrar vida al promocionar el último modelo de la reconocida marca mundial en una muy peculiar “Wacky Race”. http://youtu.be/a76rKHQ49BI