Seguramente han escuchado de nosotros. A veces nos describen con curiosidad y otras con desprecio, no importa. Los millenials  somos la generación que nació entre los años 80 y los 2000 nos caracteriza la inmediatez, lo poco convencional de nuestras rutinas y las formas creativas que que usamos contra el aburrimiento. ¡Sí, siempre tenemos la capacidad de hacer lo mismo de distintas formas!

Como buenos millennials, vivimos con el smartphone en la mano y tenemos otra vida en las redes 2.0., tal como sucede en la Matrix. Esa vida paralela debe ser tan práctica que todo esté al alcance de un like, un click o un mensaje.

Cualquier persona pensaría que en un escenario con estas características sería sencillo convencer a una persona de contratar un producto o servicio. Think again…

El mundo digital se mueve con la rapidez de Flash; todo es para ayer (si corres con suerte). Entonces, ¿cómo podemos aprovechar todo lo que ocurre a nuestro alrededor para conectar a una marca con su audiencia? Haciendo contenido que cumpla con estos 3 requisitos:

  1. Atractivo: ya sea con un catchphrase, con el uso de infografías o mis favoritos: ¡los gifs! Lo importante es que la marca se comunique de una manera atrayente y cercana.
  2. Concreto: seamos muy sinceros; los millenials buscamos información bien hecha, pero sintetizada. Casi hecha en cápsulas, lista para consumir. Principalmente, porque así podemos compartirla más rápido y tener una idea general de qué está pasando para luego, si queremos, profundizar por otras vías.
  3. Especializado: hacer que un post sea genial e interesante para todo el mundo es casi una tarea imposible. Sin embargo, si el contenido es especializado es mucho más sencillo captar a la audiencia de interés. Nunca pierdas de vista quién es tu público.

Llevar a la vida 2.0. las dinámicas de compras y consumo de un cliente requiere de creatividad, estrategias bien definidas y mucha dedicación. Algunas personas todavía conservan la costumbre de comprar el periódico todas las mañanas o de ver los comerciales de TV para saber cuál es el mejor restaurante de la ciudad. Para nosotros, basta revisar 15 minutos nuestro feed de noticias para estar al tanto de qué pasa al otro lado del mundo o ver nuestro Instagram para conocer los platos de un restaurante y sus datos para reservar.

Ser millennial tiene sus ventajas en este mundo tan convulso: la ruptura de lo tradicional y lo acartonado nos permite tener una perspectiva más abierta, ver más allá de los límites y saber moldear habilidades a nuestra conveniencia para sacarles provecho y hacer comunicación efectiva, divertida y plural. La buena noticia es que los millennials somos receptivos ante nuevas formas, ideas y fondos. Con nuestra generación puedes probarlo todo.

Soy millennial, trabajo con millennials y escribo -buena parte del tiempo- para millennials; por eso mi superpoder para atraer a este target es ponerme en su lugar y pensar qué es lo que quiere encontrar, cómo puedo captar su atención, cómo logo que “se quede conmigo” antes de seguir en su búsqueda frenética de información. Sólo entonces empiezo a darle forma a mis ideas.

Jessedith García Cordero – Community Manager