Hace unos años no sabía decir que no. Era capaz de comprometerme irresponsablemente con diez asuntos a la vez, aún sabiendo que era imposible cumplir con todos a cabalidad. No era falta de tiempo, ni procrastinación, era más bien un exceso de optimismo que me situaba del lado de los incompetentes. Llegaba tarde a todas […]